Una imagen nítida
y sin superposiciones

Con mis nuevas lupas pude ampliar la distancia focal a 42 cm

Durante la universidad no era obligatorio usar lupas, así que no me decidí a adquirirlas hasta varios años después de licenciarme. Hace aproximadamente 15 años las adopté y las llevo utilizando desde entonces.

Mis primeras lupas tenían 2,5 aumentos y una distancia focal de 340 mm. No empecé a utilizarlas durante toda mi jornada laboral hasta hace más o menos dos años (hasta entonces había tenido bastante buena vista). Cuando las adquirí, hice montar los aumentos sobre las gafas con una bisagra. Me las ponía cuando realizaba procedimientos más largos y me las sacaba para controles rutinarios. En los procedimientos más delicados (como las terapias de canal de raíz o las extracciones quirúrgicas) decidí comprarme una luz frontal, que también hice montar sobre las gafas.

Estas lupas me funcionaron bien a lo largo de los años, pero terminaron sufriendo algunos daños inevitables: se me rompió la montura, se me gastaron las plaquetas nasales y se me acabaron rallando los cristales de plástico. Entonces decidí cambiarlas: primero quise probar un aumento más potente y, después, una montura más sencilla pero más robusta. También aproveché para elegir una distancia focal más larga (420 mm) y así logré trabajar más erguido.

Pronto pude comprobar que funcionaban perfectamente: arrojaban una imagen nítida y sin superposiciones y el aumento de 3,3x las mejoraba increíblemente. Acto seguido, el representante local de ExamVision acudió a mi consulta a tomarme las medidas y me configuró las lupas sin problemas. Además, para ajustar el marco contrató los servicios de un conocido optometrista y así logramos que mis nuevas lupas se acomodaran perfectamente a mi nariz y orejas. Por último, cabe decir que siempre que he necesitado plaquetas nasales nuevas, el representante de ExamVision ha sido muy fácil de contactar y me las ha enviado muy rápidamente.

Por lo que a la montura se refiere, ExamVision me permitió elegir entre varios modelos de titanio. La verdad es que si instalas las lupas directamente sobre los cristales consigues que la estructura tenga mucho menos piezas y volumen. La luz frontal también es muy ligera, fácil de usar y fuerte, incluso su batería es más pequeña y liviana que la anterior. Tanto es así que, desde que tengo las lupas de ExamVision, dejo el frontal encendido todo el tiempo y la batería colgando cómodamente a mi lado.

En cuanto al botón de encendido y apagado de la batería, está muy bien colocado: me permite aumentar la intensidad de la luz, encenderla y apagarla sin apenas utilizar las manos. Esto me resulta muy práctico ya que así no tengo que quitarme los guantes. La duración de la batería también es muy buena, puesto que solo necesito cargarla una vez a la semana.

En general, estoy muy contento con mis lupas y mi luz frontal de ExamVision. Ahora que ya necesito refuerzo diario para mi vista, nunca examino la boca de un paciente sin ponérmelas.

 

Timothy James Allen (Tim)
Licenciado en Cirugía Dental, Universidad de Adelaida (1996)

Copropietario de la clínica dental Seaside Dental, Grange (Australia del Sur)

www.seasidedental.com.au

Pruebe las lupas ExamVision por sí mismo y déjese asesorar por su distribuidor local.

Encuentre su distribuidor